Y deje de temer y aprendí a hacer

Camine agarrada de las manos, con mis deseos, pasiones y los bolsillos llenos de esperanza, deje los miedos atrás y empece a vivir como me dio la gana, me libere de mi y de los roles que me obligan a cumplir, ando con mi afro y mi sonrisa como adorno y aunque con vicisitudes. VIVO COMO QUIERO.


lunes, 6 de diciembre de 2010

A MI ABUELA

Cayendo en el hoyo profundo que me dejaste con tu partida, 
Llorando sin consuelo por tu ausencia, viendo esa cama vacía donde solías contarme cuentos, 
Recuerdo tu mirada, tu sonrisa resplandeciente en medio de la noche, tus manos abrigando mi delgado cuerpo y tu voz llamándome por el nombre que últimamente te costaba recordar. 
Recordando  los días en el patio de tu casa rosada donde tu te encargabas de todo y todos, donde el olor a café y te de tilo invadían el ambiente, 
Recordando como me permitías dormir contigo las veces que me llevaban a visitarte y como tu sin pedírtelo me abrazabas cuando sentías que aun estaba despierta, 
Recordando como me pedías que bailara y bailabas conmigo para que yo me riera, como tus ojos me daban tranquilidad, paz y consuelo.
Recordando como sabían tus habichuelas, como olía tu comida.
Recordando como me dabas pelas y boches por mis malcriadezas y falta de tacto. 
Recordando como comías, con aquella sonrisa que llenaba la mesa de resplandor y alegría, 
Recordando como me decías "tu loquita" por vivir bailando y cantando y como descuidadamente me dabas una nalgada muerta de risa,
Recordando como me contabas cuentos....

"Fiera bras, cari catres, huye feroz, que sera de mi??? kuchu cuuuuuchun cuchucuchun. " 

 Y declamabas poesía...
" Que tienes corazón que estas tan triste? 
que no suena como antes tu latir?
acaso extrañas al compañero que perdiste, o te hace falta estar cerca de mi?
no llores corazón aunque el dolor te mate, 
Ten valor para aguantar las desgracias de la vida, 
no ves que en la vida nada es cierto y si lloras me haces daño".

Recordando como me dabas las gracias cuando venias a mi casa y yo te ayudaba a hacer tus cosas, 
Recordando como te gustaba que te dieran cariñitos.
Sintiendo que ya no tendré a quien decirle reina mía, ni quien me cuente cuentos, ni a quien besarle la mano, ni quien me baile solo para que yo me ria. 
Sintiendo que ahora tengo un ángel mas en el cielo que me cuida y estará conmigo, con nosotros, por el resto de nuestras vidas.

Te extrañare Mi Reina. 

Descansa en Paz Maria Trinidad Rodriguez (Mama Pula)
(1918-2010)